¿Piano acústico o digital?

¿Piano acústico o digital? Esta decisión se vuelve un auténtico quebradero de cabeza a la hora de plantearnos la adquisición de un piano. El análisis de esta cuestión está fundamentado por las particularidades y circunstancias personales que pudieran afectar a dicha decisión. Para simplificar el esquema voy a desarrollar una serie de factores que desde mi juicio son cruciales para llegar a una decisión correcta (o al menos la más coherente).

  1. Solvencia económica. Comienzo con uno de los conceptos más influyentes (por desgracia) en la compra de bienes puesto que es un recurso mas que recurrente y necesario para ello. Analizar la capacidad económica del comprador puede ayudar bastante, ya que si el endeudamiento o el sacrificio de compra no va a persistir va a ser un aliciente muy atractivo para valorar la posibilidad de adquirir un piano acústico, puesto que es más caro. De no tener solvencia suficiente recomiendo darle más peso a los puntos siguientes antes de tomar una decisión.
  2. Espacio. Un piano vertical siempre va a dar más problemas de espacio que un digital, su peso y medidas van a ser más significativas por lo que se recomienda coger metro y visualizar su posición.
  3. Entorno. Un piano acústico proporciona placeres insospechados pero no estás solo en el mundo y puede que haya alguien cerca que no soporte horas de estudios (o incluyo de maravillosa música clásica) por la sencilla razón de que… no le gusta. Sí, hablo de los vecinos. Un piso puede tener ese problema, estar rodeados de viviendas puede propiciar más que un disgusto y por consiguiente, una intranquilidad constante para el músico. Esto puede solucionar (como todo en la vida) invirtiendo en la insonorización de la habitación pero volvemos a depender del punto número 1, ¿Hay capacidad económica? en caso afirmativo toca hacer números. El digital jamás va a tener problemas ya que cuenta con unas prácticas salidas de auriculares, y eso soluciona el posible conflicto de inmediato.
  4. Nivel. El aprendizaje forma parte de la vida de un músico, no todos tenemos la suerte de comenzar con un acústico de inicio. En la actualidad, algunas marcas están haciendo un estupendo trabajo en la mecánica de pianos digitales, más que conseguidos y proporcionando una experiencia que “roza” el corte acústico, como por ejemplo el CA78 de Kawai, sin embargo, ¿qué conviene más para un alumno con bajo nivel? ¿y para alguien que ya tiene cierto nivel? Pues estas preguntas son algo más ambiguas de lo que se puede suponer a priori puesto que con un piano digital se pueden conseguir grandes resultados de ejecución en obras avanzadas, por lo que podríamos sacar la conclusión de que es totalmente apto para un alumno de grado medio (primera etapa de superior incluso), aunque ciertamente el piano acústico va a ser siempre el objetivo de posición de un aspirante a pianista, por lo que veo 2 opciones viables (y si, dependemos de nuevo del bolsillo), adquirir en fases tempranas un digital que pueda abastecer al alumno hasta cierto nivel y una vez conseguido, pasar a un vertical/cola decente o comenzar haciendo una inversión significativa para tener un instrumento de buena calidad en primera instancia con una larga vida útil. Ambas opciones son más que respetables, pero depende de la perspectiva que haya de cara al crecimiento del músico.
  5. Materiales. Obviamente la artesanía de un piano acústico deja vigente su calidad (¡no siempre!) respecto al digital, sin contar con la vida útil que pueden asimilar. La mecánica de un piano acústico siempre será más auténtica y agraciada, eso hace mella en la pulsación y técnica aplicada en la obra. Pero cuidado, es preferible un buen digital a un mal acústico.

Si se valoran con detenimiento los cuatro puntos y se ponderan con plena objetividad se llegará a una conclusión sólida. Un dato muy a tener cuenta y que abordaré en otra publicación es el sistema ATX3 de Kawai, una tecnología que digitaliza un piano acústico pudiendo silenciarlo totalmente y disfrutar de el con auriculares, una opción muy a tener en cuenta.

Espero que haya podido aclarar ciertas dudas. Este tema es muy relativo y no hay una respuesta 100% correcta y universal, se trata de valorar determinadas circunstancias antes de lanzarse.

¡Que tengáis un día musical y lleno de alegría!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Twitter
Instagram